Asociación El Taller de la Memoria

Manifiesto Jornada de plantación del Bosque "Donde los árboles recuerdan"

Transcripción integra del manifiesto leído en la apertura de la primera jornada de plantación del Bosque "Donde los árboles recuerdan":


Os damos la bienvenida y os agradecemos que estéis hoy aquí para participar en la plantación de nuestro Bosque de la Memoria.

Como afirma León de Aranoa, nadie duda ya de que los árboles eran y siguen siendo terriblemente antifranquistas, y que siempre han tenido un vínculo profundo con la gente a la que han cobijado y, en este caso, con nuestras personas mayores, esas que en el patio de casa o en la plaza del pueblo (-“Árbol de la plaza, memoria del pueblo”-) se sentaban a platicar sobre las cuestiones importantes de la vida, sobre todas las cuestiones y todas las historias que nos han contado, y otras tantas que han preferido callar.

Estamos hoy aquí porque reconocemos nuestra ignorancia al respecto de nuestra propia historia reciente, porque nos consideramos niet@s del silencio de nuestros abuelos e hijas del desconocimiento de nuestros padres. Pero también porque sabemos de la importancia de la memoria, sobre todo para los nuevos, para las más jóvenes, los que llegamos ya con todo dado y con el plato lleno, las que solo sabremos quiénes somos si llegamos a saber quiénes fuimos y de dónde venimos. Para convertirnos así en personas íntegras y conscientes en una democracia aún por construir. 

---------------------------------------

Como sabéis,la esencia de este proyecto es hacer brotar la vida, a través de los árboles, de todas aquellas personas del Levante Peninsular (empezaremos la tarea por las personas represaliadas del municipio de Santomera, de las que ya tenemos un listado de casi 100 personas) que fueron represaliadas y asesinadas durante la Guerra Civil y la brutal represión franquista por defender la libertad, los derechos humanos y a un gobierno elegido democráticamente.

Con nuestro gesto de hoy, generaremos un bosque mediterráneo donde cada árbol plantado representará a una de aquellas personas, será una parte viva y visible de la memoria colectiva y que con nuestro esfuerzo contribuirá a la reparación de las víctimas y posibilitará que, una vez por todas, estén juntas de nuevo. Además, los cuidados que les depararemos para que estos árboles crezcan fuertes será una muestra de nuestro compromiso por mantener viva su memoria, y ya no los dejaremos secar, pues sería como volver a dejarlos perder en el olvido. Renacerán con fuertes raíces y robustas ramas allí -aquí- "donde los árboles recuerdan".

-------------------------------------

Dentro de este nuevo espacio de memoria estarán los nombres y el recuerdo de personas que sufrieron la brutalidad de la represión franquista, y que guardan historias que aún a día de hoy siguen siendo desconocidas por la inmensa mayoría de nosotras:

Personas que lucharon contra el fascismo aquí, contra el nazismo en Europa y que acabaron deportadas en el campo de concentración nazi de Mauthausen. Que fueron fusiladas lejos de su pueblo después de terminar la guerra y otras que nunca volvieron del frente, y de las cuales sus familias no pudieron guardar más que algunas cartas en un cajón. Que una vez terminada la guerra fueron recluidas en campos de trabajo forzado y obligadas a la más cruel esclavitud. Mujeres que sufrieron la brutal represión en la cárcel, donde algunas incluso tuvieron que dar a luz, en la calle, a través de sus hij@s, u obligadas a limpiar el suelo de la iglesia y del cuartel de la guardia civil sin trapo y sin guantes mientras les pisoteaban los dedos. Son solo algunos ejemplos de las historias que 40 años de franquismo silenció y que a través de la memoria de los árboles intentaremos recuperar hoy.

-------------------------------------------

Cada vez que vengamos a pasear por este bosque, cada vez que volvamos a realizar actividades en su entorno, cada vez que l@s jóvenes vengan a visitarlo, servirá para mantener viva la memoria, para conocer nuestra historia y reconocernos en ella, para no volver a repetir los mismos errores del pasado, y para cerrar aquellas heridas que siempre estuvieron, que siempre han estado abiertas.

Vemos cada día miles de personas intentando atravesar los muros de la fortaleza Europa, miles de personas que a diario huyen de la guerra, de unos regímenes genocidas que han asesinado ya a cientos de miles de personas, criminales bombardeos sobre ciudades enteras, una familia que huye de su país dejando su casa arrasada y se encuentra recluida a las puertas de Europa en un campo de concentración (-de refugiados-), o una niña que intenta con un cuchillo de juguete cortar los hierros de la alambrada de ese campo que los rodea, los encierra y los humilla.

Salvando las peculiaridades de cada época, son demasiadas las similitudes con nuestra historia olvidada y las historias que se están reviviendo tantos años después. No queremos que nuestra juventud siga creciendo sin conocer nuestra historia, porque un pueblo que desconoce su historia está condenado a repetir sus errores. Este espacio servirá como lugar material para el recuerdo, como resorte físico para curar la imperdonable amnesia. Para homenajear a todas las personas represaliadas y asesinadas por defender la libertad y los DDHH, y para sembrar la necesaria conciencia que termine de una vez por todas con la terrible impunidad de todos los crímenes contra la humanidad del franquismo.

------------------------------------

Por último agradecer su colaboración al Programa Impulsa, que premió el proyecto y que lo ha financiado, al Ayuntamiento de Santomera, que ha cedido el espacio para realizar la plantación, y, sobre todo, a todas las personas que habéis venido a echar una mano y a compartir esta experiencia tan enriquecedora.

-----------------------------------

Proverbio: “Si tu pueblo ha perdido la memoria, búscala en la savia de los árboles que cobijaron a tus antepasados, escucha a los árboles y resonarán en ti los ecos de su existencia ancestral”.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: